NOVEDADES

Artículo de especialista internacional sobre el libro "LA TROCHITA - UN VIAJE EN EL TIEMPO Y LA DISTANCIA EN EL VIEJO EXPRESO PATAGÓNICO", de Sergio Sepiurka y Jorge Miglioli

La Narrow Gauge Railway Society (Sociedad de Trenes de Trocha Angosta), una asociación británica que reúne a 1.600 entusiastas de este tipo de ferrocarriles, ha dedicado en su revista de abril de 2002 una interesante nota al libro "La Trochita - Un Viaje en el Tiempo y la Distancia en el Viejo Expreso Patagónico", de Sergio Sepiurka y Jorge Miglioli, publicado por GAC en diciembre de 2001.

Con la firma de Keith Taylorson, reconocido especialista en estos temas, el artículo dice:

"Este nuevo libro, escrito y publicado en la Argentina, es una historia definitiva del célebre ferrocarril de 75 cm de trocha que presta servicio en Esquel, en la Patagonia. El libro resume los ambiciosos planes iniciales para colonizar las áreas remotas a través del desarrollo de trenes de trocha ancha, y explica cómo -cuando la realidad demostró que esto ya no era posible- se concibió una red de trocha angosta en su lugar. Estos nuevos planes contemplaban construir más de 1.000 km de vías de 75 cm que unirían a Esquel no solamente con el norte, sino también con Puerto Madryn en la costa: un verdadero vínculo entre los Andes y el Atlántico. Sin embargo, más tarde aún estos planes resultaron irrealizables y solamente llegó a construirse el ramal de 402 km entre Ing. Jacobacci y Esquel.
"Los autores describen la construcción del ramal, las numerosas modificaciones en su traza, y su inauguración en 1945, así como las vicisitudes que experimentó hasta los años 90 (cuando se evitó por poco su clausura) y en la actualidad.
"Sin embargo, la principal fuerza de la narración reside en su rescate de la tradición oral. Los autores viven en Esquel, y han podido reunir los recuerdos de mucha gente que ha trabajado en el ramal o utilizado sus servicios. En el libro hay relatos detallados y fascinantes de viajes en este ferrocarril en los años 50 y 60, incluyendo un incidente cuando toda una formación fue barrida por el viento (con la ilustración correspondiente) y otro cuando el tren se vio inmovilizado por 4 días durante una gran nevada, y los pasajeros fueron alimentados y cobijados por los pobladores hasta que pudo seguir rumbo a Esquel. Un trabajador ferroviario jubilado añora los tiempos cuando el trencito cumplía tres servicios semanales de ida y vuelta con pasajeros, y llevaba carga diariamente en ambos sentidos, incluyendo lana, ganado, postes de telégrafo, caña coligüe, carbón y víveres para la población. Pero, como también señala con algo de tristeza, los comerciantes locales terminaron molestándose por tener que esperar meses hasta reunirse con sus mercaderías, con lo que la pérdida de cargas a favor del transporte por camión fue inevitable.
"Los autores han desenterrado algunas fotografías históricas sobresalientes, incluyendo una de la inauguración en 1945, y una foto que 'hace hacer agua la boca' mostrando cuatro Henschel 2-8-2 (destinadas a Esquel) transportadas sobre un vagón chato tirado por una Beyer Peacock 2-6-0 sobre la trocha, en ese entonces de un metro, de la línea de Puerto Madryn. Las fotos del ramal desde los años 60 son a todo color, y todas las imágenes se han reproducido bien en el grueso papel de ilustración utilizado. El texto es bilingüe (español e inglés) empleando el útil recurso de la impresión con distintos colores de tinta. El texto en inglés se lee bien y es fluido e idiomático, no tan sólo una traducción literal del español.
"Este libro se erige en un magnífico tributo a uno de los más destacados ferrocarriles de trocha angosta que el mundo ha visto, y es recomendado sin reservas. Esperamos que al momento en que se publique esta nota ya sea posible conseguirlo en las librerías especializadas del Reino Unido."

Keith Taylorson